Atención a víctimas sin rodeos, plantea Mara Gómez para CEAV

 

Redacción

Noticias MX.- Mara Gómez, aspirante a dirigir la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), consideró que "quien quiera hacerse cargo de esta institución tiene que establecer un plan ejecutivo ágil, rápido, que deje procesar simplemente el conflicto y que atienda verdaderamente la situación real de las víctimas".

Su experiencia y formación académica la constituyen un doctorado en Derecho Internacional, la dirección de equipos interdisciplinarios y su paso por la Suprema Corte de Justicia, donde tuvo a su cargo 80 empleados.

Laboró en la otrora Procuraduría General de la República (PGR) como encargada del área internacional, donde coordinó a más de 600 personas, incluyendo las agregadurías de representación en el extranjero.

Mara es de la idea de que la CEAV requiere reorganizarse para dar una respuesta de Estado a las víctimas.

"Lo cierto es que la institución no ha funcionado, hay muchas quejas contra la CEAV, quizá la que más se repite es que la inscripción al Registro Nacional de Atención a Víctimas (Renavi) tiene procesos largos, complicados, básicamente revictimizantes, además tiene un subregistro de víctimas enorme", apuntó.

Indicó que entre los señalamientos a esa institución es que el Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral que debiera destinarse a las víctimas presenta deficiencias en su aplicación y se desconoce su monto exacto.

"Los expertos dicen que la CEAV se ha convertido en una gran agencia de viajes, porque a lo único a que está dedicada es a dar dinero para viajar y registrar lo que se gasta para esos viajes, sin en realidad atender el problema real que son las víctimas", señaló.

Además "se considera que se ha convertido en una especie de ventanilla de víctimas, en donde las instituciones en lugar de responder a los reclamos las mandan a la CEAV y lo que ésta hace es procesar el conflicto, sin resolver la situación de las víctimas".

Otro de los aspectos que a su juicio deben atenderse es definir qué víctimas tienen que acudir ante la CEAV, porque actualmente hay personas registradas pero las causas de la violación a sus derechos son de lo más diversas.

"Hoy día el Renavi tiene inscritas a personas mayormente relacionadas a derechos humanos, pero en materia electoral, en materia a fraude genérico, en materia de daño en propiedad ajena, incluso tiene personas que han sido objeto de violación a derechos de autor. Eso es grave", anotó Mara Gómez al plantear que se necesita una depuración del padrón.

Una solución más adecuada

Expresó que, de ser electa por el Senado para dirigir la CEAV hasta 2024, tiene un plan de trabajo que incluye tres pasos iniciales, enfocados principalmente a las víctimas de desaparición.

"El Registro Nacional de Víctimas tiene que ser fácil, ágil y sencillo. Sin revictimizar a las víctimas, sin pedirles demasiadas cosas. Ese registro nos va a permitir detectar a las personas que tienen necesidades reales, porque muchas de las víctimas tienen graves carencias, viven en una vulnerabilidad terrible".

"A esas personas tenemos que darles una atención inmediata a través de una tarjeta de subsistencia que permita entregarle fondos, pocos, algo para la inmediatez, comer, sacar fotocopias para un trámite, todo de manera electrónica que quede registrado, que sea claro darle seguimiento".

En segundo lugar “tenemos que crear un mecanismo fácil, ágil, sencillo, para dar una indemnización básica igualitaria, la misma. Porque ¿cuánto vale una pérdida? ¿cuánto vale una violación a los derechos humanos, perder un hijo?".

Explicó que tiene que ser igual para todos, y seguro que ese dinero será una vía para muchas personas para empezar a recuperar su vida. "Hay cosas que nunca se van a poder recuperar, pero algo tenemos qué hacer".

Y tercero: "aquellas víctimas que lleven a cabo todo su proceso jurídico, que obtengan una sentencia definitiva, que se establezcan montos específicos a las cantidades que tienen derecho o una recomendación internacional a lo que señala la ley, a esas personas hay que repararlas completamente.

"No sólo con dinero, como se hace ahora, sino de manera integral. Es el sistema que me parece que puede funcionar en esta institución y que yo implementaría".

Pacificación del país

Gómez precisó que entre de las adecuaciones que habría que realizar dentro de la CEAV está un plan de acción que atienda especialmente a las víctimas de desaparición, porque es el registro más confiable que se tiene con datos oficiales y que alcanza a más de 40 mil.

"Cada víctima es diferente, hay muchas violaciones a derechos humanos, de diferentes estratos sociales, con pasados distintos. Cuando entra una víctima al sistema tiene que tener un acompañamiento psicológico, social y asistencial que esté enfocado a su situación para tratar de ayudar a esa persona en específico".

"Cuál es la razón por la que cada persona se volvió víctima es distinta, hay también un sistema de justicia que tiene que trabajar a la par. La CEAV está fundada en justicia, en verdad, y en reparación. No podemos enfocarnos sólo en reparar sin que haya justicia y verdad".

-¿Cómo le hacemos con el que ha sido víctima-victimario?

Con estos mecanismos de justicia y verdad se define quién tendría que pagar una sentencia, una condena o eventualmente, si es el caso, ayudar a la reparación del daño que cometió, abundó la aspirante.

"Necesitamos crear muchos otros mecanismos y utilizar a las instituciones del Estado, sobre todo el sistema de justicia para que juntos coadyuvemos y ayudemos a estas personas, que están de los dos lados y que no permite cerrar las heridas en nuestro país".

-¿Cuándo podemos decir que alguien es delincuente?

"Cuando un juez lo determine. ¿Y si no existe esa persona y si está desaparecida? Es un problema más jurídico que de operación de la CEAV, porque seguro que la gran mayoría de casos no son ese. Ese caso tendría que atenderse en lo particular".

Puntualizó que para que una persona sea delincuente tiene que haber sido determinado en un juicio con su presencia. No se puede juzgar en su ausencia. “Una persona que está desaparecida… no sabemos si es delincuente o no”.

"Siempre decían, era la salida cotidiana de las autoridades: 'es que son delincuentes, son miembros de los cárteles', 'se están matando unos a otros'. Eso no podemos permitirlo. Nadie es delincuente hasta que no se determine que lo es, no podemos hacer juicios, acusaciones a personas hasta que no tengamos una investigación. Un desaparecido es un desaparecido y su familia es víctima ya, y él es potencial víctima", sostuvo.

-¿Cuándo se deja de ser víctima?

"Según el experto a quien le preguntes tiene una respuesta. Internamente, moralmente, es muy difícil cuando la violación a los derechos humanos ha sido muy profunda. El dolor no es que se acabe de un día para otro. Como política pública tendríamos que atender a esas personas para que puedan reintegrarse a su vida, puedan ser útiles y, sobre todo, que lo que les pasó tenga un sentido".

Agregó que desde la perspectiva de ejecución de la política pública lo que se hace es establecer plazos, por ello los tres puntos propuestos: tarjeta de atención inmediata, la indemnización para todos, y la indemnización completa cuando se cubran los requisitos.

Lo que se debe hacer, añadió, es que todas las instituciones se coordinen para atender a esas víctimas y lograr que vuelvan a recuperar su situación o mejorarla, si es posible, porque si les pasó eso es porque se encontraban en una posición de vulnerabilidad. "Hay muchas instituciones que tenemos que hacer que funcionen, con eso tenemos que trabajar y empezar a dar resultados".

 

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto