El ciberataque a Pemex profundiza su crisis de credibilidad


Redacción MX Político.- En las oficinas de Pemex en Ciudad de México han hecho un viaje en el tiempo y han regresado a los años noventa. 

Los documentos se envían por fax, las comunicaciones son otra vez por teléfono y hasta se despachan las facturas a mano, según el testimonio de cinco trabajadores, que prefieren no dar sus nombres, del área de Administración de la petrolera mexicana. Un ataque cibernético ha inutilizado el servicio de Internet y la red interna de la mayor empresa pública del país desde hace una semana. 

¿Cuándo se va a solucionar? “Nos dicen que ya pronto”, cuenta una de las trabajadoras a las puertas del cuartel general de la compañía, la Torre de Pemex.

Una semana después, la compañía pública más grande de México sumida en una fuerte crisis de resultados y credibilidad, no ha especificado si ya ha restablecido sus sistemas. 

El lunes pasado solo admitió que un 5% de sus equipos habían sido afectados y le restó importancia al incidente. Minimizado por la compañía, el ciberataque ha provocado incluso la salida al paso del presidente del Gobierno. 

Andrés Manuel López Obrador señaló el miércoles que “parece que se dio el ataque, pero no fue tan grave y no se logró nada”. La Fiscalía General de la República comenzó una investigación desde ese mismo día. 

Pero fue la ministra de Energía, Rocío Nahle quien terminó reconociendo el jueves la dimensión de un ataque en el que una parte de la información de la petrolera había sido secuestrada y donde el autor pedía una jugosa recompensa. “No se va a pagar. Pemex es una empresa seria y está trabajando toda la gente de informática”, zanjó la ministra.


*mxp

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto